Mono

Nacidos en los años 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016

Para el mono, el 2019 será un año de altibajos. Primero, el mono deberá guardar energía para que a partir del inicio del año del cerdo, en febrero, pueda convivir con el mayor decoro posible en el chiquero. El mono querrá seguir con su ritmo de siempre, pero el año no se presta para ello.

Tendrá mucho trabajo, sobre todo en el plano emocional. Este año será para aprender a hacer su vida en un ambiente variado: unas veces difícil, y otra demasiado fáciles como para parecer verdadero, y de pronto de nuevo será complicado. Se sentirá drenado constantemente, como si fuera un padre soltero de un niño de dos años. La recomendación general es que trate de organizar mejor los pensamientos por medio de terapia o alguna disciplina artística, y que administre mejor su tiempo libre.

Para el mono, su gran desafío será consigo mismo. Tendrá que tomar el timón en la constelación familiar y aceptar las reglas de juego con buen humor y sentido común.

Es recomendable que durante este año no se mueva mucho, administre su energía y mantenga sus hábitos y rutina.

Los planes deberán ser modestos, concretos y solidarios. La energía porcina lo contagiará y estará más casero, dedicado a preservar su territorio físico y espiritual, sin dar explicaciones de su vida privada o pública.

Desde su “iluminación” acompañará a los débiles, desposeídos. A los que han sido excluidos del arca de Noé, y cooperará para elevar su autoestima, recursos materiales y crecimiento.

Arte creado por @robertoperemese

Acá te dejamos unos productos que te pueden gustar querido mono.